Nuestros Servicios

volver

Salud para la mujer

Durante el embarazo el cuerpo de una mujer sufre una gran cantidad de cambios físicos que pueden producir ciertas dolencias que, pese a ser benignas, conllevan una enorme pérdida de la calidad de vida de las gestantes. Por tratarse de una condición especial, los tratamientos aplicados durante esta fase deben ser seguros y adecuados, y por ello es necesario asegurarse de la correcta formación de los profesionales que los aplican.

Algunas de las dolencias a tratar son:

  • Ciáticas o ciatalgias.
  • Lumbalgias.
  • Dolor en la región sacra.
  • Síndrome del piramidal.
  • Piernas hinchadas.
  • Dolor pélvico.
  • Ardores y acidez.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Esguinces de tobillo.
  • Varices vulvares.
  • El proceso del parto pese a ser un proceso completamente natural puede dejar ciertas secuelas que la sanidad actual (tanto pública como privada) no tratan, como son:

  • Dolor en la región de la episiotomía o desgarro.
  • Dolor al mantener relaciones sexuales (dispareunias, vaginismos, vulvodinias).
  • Incontinencias de orina de esfuerzo, urgencia o mixta.
  • Incontinencias fecales o a gases.
  • Neuropatías del nervio pudendo.
  • Dolor secundario a la epidural.
  • Adherencias en la cicatriz de la cesárea.
  • Debido a todos los cambios que se han producido es necesario después del embarazo hacer una revisión fisioterapéutica (al margen de la ginecológica) para valorar los músculos, nervios y vísceras de esta región y así tratar o recomendar ciertas pautas para permitir una perfecta recuperación.

    psicología

    Equipo A Punto

    Conoce a los miembros del equipo A Punto
    img
    img
    img
    img
    img